Home/VIASURE Real Time PCR Detection Kits/Transmisión sexual/MULTIPLEX Sex./Sexually Transmitted Diseases

VIASURE Real Time PCR Detection Kits

Sexually Transmitted Diseases

Instrucciones
Ficha producto

Descripción

VIASURE Sexually Transmitted Diseases Real Time PCR Detection Kit está diseñado para la identificación y diferenciación específica de Neisseria gonorrhoeae, Chlamydia trachomatis, Mycoplasma genitalium, Trichomonas vaginalis, Ureaplasma urealyticum, Ureaplasma parvum y/o Mycoplasma hominis en muestras clínicas procedentes de pacientes con signos y síntomas de enfermedad de transmisión sexual.

El uso previsto del test es facilitar el diagnóstico de las enfermedades de transmisión sexual en combinación con factores de riesgos clínicos y epidemiológicos.

El DNA es extraído a partir de las muestras clínicas, amplificado posteriormente mediante PCR a tiempo real y detectado utilizando oligonucleótidos específicos y una sonda marcada con una molécula fluorescente y otra apantalladora (quencher) para detectar Neisseria gonorrhoeae, Chlamydia trachomatis, Mycoplasma genitalium, Trichomonas vaginalis, Ureaplasma urealyticum, Ureaplasma parvum y Mycoplasma hominis.

Especificaciones

Método
Real Time PCR
Tipo de muestra
Muestras clínicas
Almacenamiento
(Desde fabricación) 2
Temperatura de almacenamiento
(También para transporte) Temperatura ambiente -

Información

Las infecciones de transmisión sexual (ITS) representan un grupo de enfermedades que afectan la salud sexual y reproductiva de millones de personas, siendo un problema de interés público. Los agentes etiológicos responsables de las ITS incluyen hongos, bacterias, parásitos y virus. Algunos de estos microorganismos son eliminados al cabo de un período de tiempo, mientras que otros son recurrentes y se mantienen en el organismo de forma asintomática, permitiendo el progreso de la enfermedad y generando consecuencias como inflamaciones del tracto genito-urinario, infertilidad e incluso el desarrollo de cáncer.

La infección por Trichomonas vaginalis es una de las enfermedades de transmisión sexual (ETS) más comunes en el mundo. Trichomonas vaginalis es un protozoo patógeno flagelado perteneciente al orden Trichomonadida localizado tanto en el tracto urogenital masculino como femenino, aunque también se ha aislado en el tracto respiratorio de bebés y adultos. En las mujeres se puede encontrar en la vagina y en la uretra, mientras que en los hombres se puede encontrar en la uretra, la próstata y el epidídimo. La infección por Trichomonas vaginalis se ha asociado con vaginitis, cervicitis y uretritis, rotura prematura de membranas y parto prematuro en mujeres embarazadas. La infección por Trichomonas vaginalis también se ha asociado con un mayor riesgo de adquisición y transmisión del VIH en mujeres.

Entre otros patógenos de transmisión sexual, se pueden encontrar cuatro especies de bacterias del género Mycoplasma (Mycoplasma hominis, Mycoplasma genitalium, Ureaplasma urealyticum y Ureaplasma parvum) cuya presencia también puede dar lugar a diversas infecciones del tracto genitourinario en humanos.

Mycoplasma hominis coloniza el tracto urogenital inferior y se asocia con infecciones urogenitales, particularmente vaginosis bacteriana y uretritis no gonocócica. También está involucrado en infecciones genitales adicionales, como la fiebre posparto o posterior al aborto, en infecciones de heridas posteriores a la cesárea o después de una histerectomía. En los recién nacidos, puede causar meningitis, abscesos cerebrales e infecciones oculares. En adultos, se han descrito bacteriemia, artritis séptica, osteítis, endocarditis, mediastinitis, abscesos cerebrales e infecciones respiratorias. La mayoría de los pacientes tienen factores predisponentes, que incluyen inmunosupresión, trauma, problemas respiratorios o post-manipulación y/o cirugía del tracto genitourinario. Se considera una bacteria presente en la micro flora normal en el 20% de la población masculina y en el 40% de la población femenina.

Mycoplasma genitalium es un organismo anaeróbico facultativo y una causa reconocida de uretritis no gonocócica en los hombres. En mujeres, M. genitalium se ha asociado con cervicitis, endometritis, enfermedad pélvica inflamatoria (PID), infertilidad, susceptibilidad al VIH y resultados adversos en el nacimiento, lo que indica una relación constante con la patología del tracto genital femenino. Las consecuencias reproductivas a largo plazo de la infección por M. genitalium en individuos asintomáticos deben investigarse más a fondo.

Las especies de Ureaplasma a menudo están presentes en la mucosa genital humana de personas asintomáticas. En humanos, existen dos especies principales, Ureaplasma parvum y Ureaplasma urealyticum (familia Mycoplasmataceae, género Ureaplasma), ambos forman parte de la flora genital tanto de hombres como de mujeres y están presentes en casi el 70% de la población sexualmente activa. Estas bacterias causan inflamación y conducen a corioamnionitis, partos prematuros y ruptura prematura de membranas. Recientemente, se han descubierto su comportamiento patogénico en la espermatogénesis y la posterior infertilidad masculina. Aunque los portadores masculinos y femeninos son asintomáticos, Ureaplasma spp. en ocasiones puede encontrarse aislado en las lesiones neonatales como la displasia broncopulmonar, la hemorragia intraventricular y la enterocolitis necrosante.

Neisseria gonorrhoeae es un patógeno humano obligado y es el agente etiológico de la gonorrea. Los síntomas incluyen cervicitis en mujeres y uretritis, faringitis y proctitis en ambos sexos. Si no se trata, las mujeres pueden experimentar secuelas graves de enfermedad inflamatoria pélvica, dolor pélvico crónico, embarazo ectópico e infertilidad tubárica, mientras que los hombres pueden desarrollar epididimitis, prostatitis y estenosis uretral.

Chlamydia trachomatis es una pequeña bacteria intracelular que no son capaces de replicarse por sí solas y requiere de células vivas para ello. Existen 18 serotipos; de los cuales los comprendidos entre D-K son los que causan infecciones de transmisión sexual, así como infecciones neonatales. La mayoría de las infecciones genitales por clamidia tanto en hombres como en mujeres son asintomáticas. Cuando se presentan los síntomas, una infección del tracto urogenital inferior puede manifestarse como cervicitis en las mujeres y uretritis en hombres y mujeres. Ya sea sintomática o asintomática, la clamidia no tratada puede ascender al tracto genital superior. En hombres, esto puede causar epididimitis, aunque no se cree que sea una causa importante de secuelas a largo plazo. Sin embargo, en mujeres, la infección del tracto superior puede causar enfermedad inflamatoria pélvica (EIP), un espectro de trastornos clínicos que involucran infección e inflamación del útero, las trompas de Falopio, los ovarios o el peritoneo adyacente.

Los ensayos de diagnóstico convencionales, carecen de sensibilidad, requieren organismos viables y, por lo tanto, condiciones especiales de envío y, a veces, muestreo invasivo. Sin embargo, las pruebas de amplificación de ácidos nucleicos, como la PCR en tiempo real, nos permiten mejorar algunas de estas limitaciones. Recientemente se han comercializado varios ensayos de diagnóstico molecular para ayudar al diagnóstico sindrómico de las ITS. Además, la técnica es capaz de detectar varios patógenos en una sola muestra.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Ok