Home/VIASURE Real Time PCR Detection Kits/Enfermedades transmitidas por vectores/MULTIPLEX Vector/Malaria differentiation

VIASURE Real Time PCR Detection Kits

Malaria differentiation

Instrucciones

Descripción

VIASURE Malaria differentiation Real Time PCR Detection Kit está diseñado para la detección y diferenciación específica del DNA de Plasmodium falciparum, Plasmodium vivax, Plasmodium ovale, Plasmodium malariae y/o Plasmodium knowlesi en muestras de sangre total procedentes de pacientes con signos y síntomas de infección por malaria. El uso previsto del test es facilitar el diagnóstico de infección producida por estas cinco especies de Plasmodium responsables de casos de infección por malaria en combinación con factores de riesgos clínicos y epidemiológicos.

El DNA es extraído a partir de las muestras, amplificado posteriormente mediante PCR a tiempo real y detectado utilizando oligonucleótidos específicos y una sonda marcada con una molécula fluorescente y otra apantalladora (quencher) para detectar P. falciparum, P. vivax, P. ovale, P. malariae y P. knowlesi.

Especificaciones

Método
Real Time PCR
Tipo de muestra
Muestras clínicas
Almacenamiento
(Desde fabricación) 2 años
Temperatura de almacenamiento
(También para transporte) Temperatura ambiente

Información

La malaria es una amenaza importante para la salud pública en todo el mundo en las enfermedades transmisibles, ya que su prevalencia y mortalidad son superiores a las de cualquier otra.

La malaria es una enfermedad infecciosa tratable transmitida por vectores y causada por la forma asexual de parásitos eucariotas del género Plasmodium. Es un apicomplejo de la clase Hematozoa, familia Plasmodiidae. Los parásitos se transmiten a las personas por las picaduras de mosquitos infectados del género Anopheles.

Se sabe que hay cinco especies que pueden infectar a los humanos: Plasmodium falciparum, Plasmodium vivax, Plasmodium malariae, Plasmodium ovale y Plasmodium knowlesi, esta última solo primates infectados, pero ha sido responsable de casos de infección en humanos en Malasia y Borneo. Las dos especies más frecuentes son P. vivax y P. falciparum. La infección por P. falciparum es la causa más común de malaria severa, es responsable de la mayoría de las muertes por malaria y puede causar otras complicaciones como la anemia y en niños de mujeres embarazadas con malaria, puede causar un bajo peso al nacer. La sintomatología clásica de la malaria es una tríada: fiebre, escalofríos y sudoración, y en ocasiones otros síntomas inespecíficos, como dolor de cabeza y dolor en otras partes del cuerpo, sin complicaciones asociadas. En algunos casos, hay malaria grave con complicaciones neurológicas o complicaciones que ponen en peligro la vida.

Los casos más graves (malaria tropica), generalmente causados por la especie más agresiva, P. falciparum, incluyen fiebre alta, escalofríos, diarrea, cefalea y en pocas horas pueden  volucionar a una condición grave con trastornos hepáticos, renales y de coagulación, edema pulmonar y cerebral, encefalopatía, coma y muerte. Incluso los casos leves pueden evolucionar rápidamente hasta convertirse en una forma mortal, por lo que el diagnóstico y tratamiento tempranos son esenciales. El tiempo de incubación es 7 días o más después de la primera exposición.

La diversidad genética le da a Plasmodium la capacidad de evadir la respuesta inmune del huésped y producir variantes resistentes a los medicamentos y vacunas, siendo esto en gran parte responsable de la supervivencia exitosa del parásito en la historia evolutiva, así como del fracaso de las medidas utilizadas con el objetivo de erradicarlo.

Desde que se describió por primera vez en 1880, el diagnóstico de esta enfermedad se realizó mediante la observación de las diferentes formas del parásito en el examen microscópico de frotis de sangre periférica teñidos con varios tintes. Hoy en día, esta técnica sigue siendo el método de referencia. Sin embargo, la laboriosidad que requiere la capacitación de un buen microscopista y la dificultad de observar bajas parasitemias han llevado al desarrollo de nuevas técnicas más simples, pero más sensibles y específicas. El diagnóstico de la malaria a tiempo puede ser vital para el paciente, ya que la aparición de complicaciones está estrechamente relacionada con el retraso en el inicio del tratamiento.

Además, las pruebas de diagnóstico molecular pueden detectar cantidades de Plasmodium cuando la parasitemia está por debajo del nivel mínimo de detección en el examen de la muestra de sangre.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Ok