Home/VIASURE Real Time PCR Detection Kits/Transmisión sexual/MULTIPLEX Sex./H. ducreyi + C. trachomatis (LGV)

VIASURE Real Time PCR Detection Kits

H. ducreyi + C. trachomatis (LGV)

Instrucciones
Ficha producto

Descripción

VIASURE H. ducreyi + C. trachomatis (LGV) Real Time PCR Detection Kit está diseñado para la identificación y diferenciación específica del Haemophiluis ducreyi y/o cepas de Chlamydia trachomatis asociadas a LGV en muestras clínicas procedentes de pacientes con signos y síntomas de infección por Haemophiluis ducreyi y/o linfogranuloma venéreo (LGV).

El uso previsto del test es facilitar el diagnóstico de infección producida por Haemophilus ducreyi y/o Chlamydia trachomatis (cepas LGV) en combinación con factores de riesgos clínicos y epidemiológicos.

El DNA es extraído a partir de las muestras, amplificado posteriormente mediante PCR a tiempo real y detectado utilizando oligonucleótidos específicos y una sonda marcada con una molécula fluorescente y otra apantalladora (quencher) para detectar H. ducreyi y C. trachomatis (cepas LGV).

Especificaciones

Método
Real Time PCR
Tipo de muestra
Muestras clínicas
Almacenamiento
(Desde fabricación) 2
Temperatura de almacenamiento
(También para transporte) Temperatura ambiente -

Información

Haemophilus ducreyi, una bacteria gramnegativa, es el agente causante del chancroide, una enfermedad ulcerosa genital (GUD, por sus siglas en inglés). Este microorganismo generalmente se disemina durante las relaciones sexuales a través de microabrasiones, y la enfermedad generalmente se manifiesta como múltiples úlceras superficiales dolorosas asociadas con linfadenitis inguinal. Como resultado de la naturaleza dolorosa de las lesiones, los pacientes generalmente buscan tratamiento inmediato, y el transporte asintomático es por lo tanto poco común. Además de causar GUD, H. ducreyi se ha encontrado en varios estudios recientes como una causa importante de ulceración crónica en la piel en niños de países en desarrollo.

img_web_HCT_det

Chancroide o chancro suave es una enfermedad de transmisión sexual (ETS) de los seres humanos, que se caracteriza por úlceras genitales dolorosas. La úlcera primaria suele ir seguida de múltiples lesiones, que pueden extender la duración de la enfermedad a 1-3 meses si no se administra el tratamiento adecuado. Tradicionalmente, el chancro blando ha sido difícil de diagnosticar clínicamente, porque síntomas similares pueden ocurrir en infecciones con Treponema pallidum (sífilis) y el virus Herpes simplex. El diagnóstico de laboratorio pueden ser igualmente frustrante, ya que Haemophilus ducreyi, el agente causante del chancroide, no sobrevive bien en la mayoría de los medios de transporte, tiene requisitos nutricionales complejos para el crecimiento y, una vez aislado, es poco reactivo bioquímicamente.

Chlamydia trachomatis (Ct) es un patógeno intracelular obligatorio gramnegativo responsable de más de 110 millones de casos de enfermedades de transmisión sexual (ETS) anuales, con secuelas que incluyen enfermedad pélvica inflamatoria (EPI), embarazo ectópico e infertilidad. Ct también es responsable de los brotes de linfogranuloma venéreo (LGV) y tracoma, una enfermedad ocular crónica que puede conducir a la ceguera.

El LGV es causado por serotipos específicos de Chlamydia trachomatis (L1, L2 y L3) y estas cepas se asocian con una infección más crónica e invasiva que otros serovares. Aunque los síntomas de LGV pueden variar de acuerdo con el sitio de entrada y el estadio de la infección, la ulceración genital y la linfadenopatía inguinal son las presentaciones clásicas de esta enfermedad. La identificación de laboratorio de LGV puede ser problemática, ya que el cultivo rutinario de C. trachomatis para fines de diagnóstico ha sido reemplazado en gran medida por técnicas de amplificación de ácidos nucleicos.

El método de detección aplicado al principio se basó en el cultivo, pero el tiempo de incubación es largo y, a veces, presenta muchas dificultades. Para acortar el tiempo de detección y mejorar la sensibilidad, los ensayos de PCR en tiempo real han demostrado ser una buena herramienta para la detección de Haemophilus ducreyi y Chlamydia trachomatis (LGV).

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Ok